Perú

Una travesía por la cornisa en las alturas de los Andes

4016890

Perú: Una travesía por la cornisa en las alturas de los Andes

Siete horas de viaje en combi al borde de un precipicio casi continuo lleno de curvas serpenteantes y estrechas, algunas en forma de “U”. Un mínimo desvío del camino de esta carretera de un solo carril en dos sentidos, nos haría caer al vacío. Las cruces se acumulan al borde del camino. De caer al precipicio quién sabe cuándo nos sacarían de ahí abajo, si es que se molestaban en buscarnos.


En algunas carreteras bolivianas y peruanas perduran al día de hoy, carrocerías de autos e incluso restos humanos abandonados en lo profundo de alguna de estas enormes grietas que dejó el levantamiento andino.
Vértigo total. Una experiencia que puede poner los pelos de punta.
En mi regreso a Machu Picchu, decidimos ponerle un toque de aventura por puro placer, y ante la dificultad económica que conlleva pagar a una agencia para realizar el camino del Inca. Descartamos llegar en tren -la vía de acceso en mi primera oportunidad- porque también es costoso, además de carente de emociones para jóvenes treinteañeros con ansias de explorar.
Pagamos a una de las tantas agencias que hay en las galerías de Plaza de Armas, y la combi fue a buscarnos temprano al otro día por el hostel Dragonfly. Había pasajeros de muchas partes del mundo: asiáticos, europeos, y nosotros dos, los uruguayos. Con la cámara filmamos algunos videos interesantes que retratan las sensaciones que experimentamos durante este viaje que unía Cusco con la ciudad de Santa María, y ésta última con Santa Teresa, para luego iniciar una caminata de 10 km desde una represa hidroeléctrica hasta Aguas Calientes, o “Machu Picchu Pueblo”, una localidad turística con aguas termales al pie del sitio sagrado de los Incas.
Al salir de Cusco el camino comenzó a ponerse escabroso y nuestro chofer parecía empeñado en adelantar vehículos. Conducía a una velocidad que nos pareció desmedida dadas las condiciones del terreno, que puedo describir parafraseando a Enrique Iglesias en aquella vieja canción de mi oscuro pasado musical: “jugaste al trapecista… y sin red”. Entiendo perfectamente que estos conductores están habituados a hacer esto todos los días, pero eso no impide que la adrenalina se apodere de los sentidos. Es una sensación real. Te puedes caer. Y en este lugar, no tienes el control, como nos pasaba en camino los Yungas en Bolivia, donde íbamos en poder de una bicicleta amos y señores de nuestros destinos.
El paisaje es bellísimo, verdes montañas, pared de cientos de metros de roca a un lado, abismo al otro, saltos de agua que caen de las laderas, improvisados puentes de madera que parecía suelta, puestos para sortear algún pequeño río que baja serpenteando desde la montaña.
Cuando por momentos uno se cansa de la adrenalina que lo pone al límite después de tanto zigzaguear al borde del vacío, y te dan deseos de bajarte y abrazar la “seguridad” de la pared de la montaña, aparece al pie de ésta un cartelito que reza: “Peligro, zona de derrumbe”, desbaratando tus ilusiones e inyectándote más adrenalina.
Nuestro intempestivo chofer daba bocinazos en las curvas en U, con el precipicio y las nubes ladeando las ruedas de la combi. Realmente debo decir que tocar la bocina es el único mecanismo existente en esas curvas para dar a conocer a algún eventual conductor que circule en sentido opuesto, que el vehículo se aproxima.
El tramo inicial hasta Santa María fue tremendo. Subiendo las montañas y bordeando los precipicios. Llegamos a Santa Teresa para almorzar y pensamos que el siguiente tramo hasta la hidroeléctrica sería más tranquilo. Otra ilusión al tacho de basura. El recorrido final fue aún más duro, manteniendo las condiciones del trayecto anterior, pero esta vez en una carretera de piedras finas y sueltas.
Llegamos por fin a la hidroeléctrica después de sortear un improvisado puente que parecía realmente frágil al punto tal de generar una conmoción en la combi, al ver hacía donde nos dirigíamos para cruzar el río que corría debajo: “¡¡nooo!!”
Caminamos al lado de las vías del tren, entre el verde de la vegetación, las montañas y el río lindero, desde la represa hasta Aguas Calientes, llegando con la caída del sol a Machu Picchu Pueblo, en donde nos alojamos en un lugar que conocía Elena.
Al día siguiente, en otra jornada envuelta en sucesos inesperados, subiría por segunda vez a Machu Picchu, y también, enfrentaríamos el ascenso a la montaña de reputación peligrosa: el Huayna Picchu.

Fabio