Perú

Un camino y un paisaje lleno olas y brisas

Tambopata-River-(c)-Days-Edge-Productions_WWF-US

Perú – Un camino y un paisaje lleno olas y brisas

Cerca a las 9  am seguimos con el viaje  entre risas y amigos que toman fotos, bromeando sobre el cabello de mi compañera Nicol, entre los cerros desiertos y la brisa marina, es impresionante ver el paraíso marino y su fauna y las olas en toda la costa. Avanzamos 5k de la quebrada de burros en 5 minutos  se detiene el carro para apreciar los caminos del inca (caminos que recorrían los chasquis o mensajeros del inca), lugar donde bajamos y el cual sería nuestro siguiente recorrido a pie.

Esta experiencia fue divertida porque bajamos de la pista hacia  casi la costa pero como la costa estaba a bajo teníamos que bajar por el cerro de arena a pie  unos  200 mt  hacia abajo  maso menos en picada… una vez que llegamos a bajo (por cierto con los zapatos lleno de arena)  se sentía un lindo ambiente de sonidos únicos que despejan tu mente y descansar .. por un lado solo las olas del mar golpeando las rocas , gaviotas  y por otro las lomas en medio del desierto y una cueva muy particular la cueva corazón ( una cueva en forma de corazón ), aquí nos pusimos a tomar fotos , tomas únicas que puedes presumir con tus amigos y despertar el interés del lugar. Luego avanzamos a pie por el camino inca  un lindero de piedras que muestras la ruta del cual se aprecia la playa  llena de rocas con fuertes olas, no buenas para un día de playa pero si para un buen día de pesca;  islas rocosas llena de guano de aves  que hacen que el color sea llamativo y brillante, arriba el blanco y brillante guano y a bajo negra la roca.

Caminamos  cerca de 2k a pie, que fueron 20 minutos aproximadamente  y llegamos al reloj solar, un reloj hecho en el suelo de piedras que utilizaban los españoles como horario para las jornadas laborales de los  trabajadores costaneros.  Lugar perfecto para  sentarse en las rocas casi tocando las olas del mar  y poder apreciar a las focas marinas  y el agua tan limpia.

Luego de apreciar y sentir el mar más cerca  y las pequeñas gotas  que nos caían por las olas que golpeaban  las rocas, dejamos la playa y subimos al bus que nos estaba esperando ya en el final del camino y que después de este punto nos llevaría rumbo a Ite , pero antes de eso en el trascurso pasamos por  el Puerto Grau o Morro Sama donde la Marina del Perú  hace sus investigaciones, aparte de ello Sama tiene una población pequeña sencilla dedicada a la pesca artesanal y que abastece a la ciudad de Tacna.

Paolo