Perú

Lima de paso

BjjRl

Perú: Lima de paso

PERÚ Y OTRO RECORRIDO. Perú un país con unos contrastes maravillosos en su bella naturaleza, con montañas agrestes, verdes praderas a más de 1.000 msnm, bosques lluviosos bañados por ríos caudalosos y con su extensa costa sobre el Océano Pacífico, ofrece al visitante una diversidad de opciones conforme a sus gustos y de acuerdo al bolsillo.

Esta vez mi visita al país andino me llevaba para conocer la Ruta del Sol, iniciando mi recorrido desde la ciudad de Cusco hasta Puno. Pues, aprovechando un aviso de la Aerolínea Avianca donde comunicaba que a partir del 15 de octubre de 2.014, subirían las millas necesarias para realizar una ruta, opté por comprar antes de la nueva vigencia y el aumento de las millas, la ruta Asunción – Lima – Cusco, Juliaca – Lima – Asunción.

VUELO, LLEGADA Y HOSPEDAJE. Como siempre, mi vuelo salía a la madrugada, no teniendo opción más que ir al aeropuerto después de la medianoche para esperar mi vuelo, con la ventaja de tener un buen lugar para descansar. El vuelo a salió a hora y fue tranquilo, al clarear el día ya estábamos volando sobre el Lago Titicaca y con la presencia a los lejos de otro avión que también hacía su recorrido. Habiendo aterrizado, previo los trámites migratorios, ya estaba fuera del aeropuerto donde tomé un taxi para que me lleve a mi hospedaje. El mismo estaba cerca del Parque de las Aguas

Menos mal que ya había habitación disponible, el recepcionista muy amable y ya ocupé mi habitación, estaba tan cansado que después de comprar algo para comer de una despensa bien surtida de la esquina, luego me acosté y dormí un buen rato.

RECORRIDA. A la tarde vino a buscarme un amigo y fuimos a dar vueltas por la ciudad, llegamos hasta el Centro de Compras Plaza San Miguel donde compré memoria para mi cámara y en uno de los restaurantes cercanos cenamos. Seguimos recorriendo la ciudad y como no tenía nada de sueño le dije que me dejara en la zona de Miraflores donde me quedé para hacer una caminata, fui al Centro de Compras Larcomar, tomé algo ahí, luego comencé a caminar y observar el movimiento nocturno de la zona. Ya pasada la medianoche, tomé un taxi que me acercó hasta el hospedaje, por precaución, solicité a uno de los policías que hacían control en la rotonda de Miraflores para que me llamara un taxi.

Yamilo