Santa Cruz

Glaciar Perito Moreno

7-actividades_7_1053

Patagonia Argentina: Glaciar Perito Moreno

El Glaciar Perito Moreno, era uno de los objetivos de este viaje, de las cuatro solo Cris había estado allí, y no estábamos seguras si nos daba el tiempo para poder visitar este coloso.

Averiguando, encontramos un tour que nos lleva por el día, partiendo a las 7 de la mañana y regresando a las 22 horas. Así,  el viernes esperábamos el transporte, que vendría de Punta Arenas con un grupo de turistas y a nosotros nos recogerían en Puerto Natales. El transporte resultó ser una van bastante incómoda para un viaje de más de 4 horas, por un camino que en gran parte transcurre por una ruta de ripio, pero en fin no nos quejamos ya que el Perito Moreno merecía la pena.

Rehicimos el camino del día anterior y llegamos nuevamente al paso Don Guillermo, solo que llegamos antes de las 8 de la mañana, que es el horario en que empieza  a atender la aduana. Esperamos un rato y seguimos rumbo al Calafate, en una trayecto que llevó poco más de 4 horas. El pueblo bastante lindo, con muchas tiendas para deportes out door. Allí sube el guía argentino que nos acompañará en el tour.

Nos explica el camino que haremos a la vera del lago Argentino para ver el coloso de hielo que se origina en campos de hielo sur.

Nos dice que somos afortunados ya que los días anteriores el tiempo ha estado malo y lloviznando. Hoy en cambio ha comenzado a salir el sol.

Ser trata de un camino con bastante curvas, que marea un poco, pero todo se olvida al llegar frente a frente al coloso.

El Perito Moreno se encuentra en el parque Nacional Los Glaciares y hay que pagar una tarifa de unos 25 dólares para los turistas extranjeros, que se puede pagar en dólar o en moneda argentina.

El Glaciar es una de las áreas protegidas más antiguas de Argentina, ya en 1937 fue reconocida como reserva y el año 1945 se transformó en Parque Nacional.

Recibe muchos visitantes particularmente en verano, en abril cuando nosotros fuimos no había tanta gente y no tuvimos que hacer fila, ni pelearnos con los turistas para tomarnos una foto con el glaciar de fondo.

Hay un amplio sistema de miradores, nosotras infelizmente no pudimos recorrerlos todos, por la premura del tiempo, ya que habíamos sacado tickets para navegar por el lago y poder observar desde el agua, el coloso de hielo.

Como el Glaciar está en constante actividad, mientras uno va navegando se puede sentir el avance del hielo, ya que el glaciar cruje y cada tanto, caen pedazos de hielo al agua.

A las 16 horas el paseo en barco ha terminado y vamos corriendo contra el tiempo, necesitamos regresar al Calafate y de allí seguir a la frontera para llegar a tiempo, antes que esta cierre.

Por ello solo nos dan tiempo para comprar algo en el restaurant del parque que tiene una impresionante vista al Glaciar y lo vamos comiendo a bordo de la van.

La verdad es que aunque fue una visita a la rápida valió mucho la pena la experiencia, sobre todo para nuestra amiga María que viene de México ya que para Cris para Valentina y para mí, por estar más cerca, hay posibilidades claras de regresar, yo estoy segura de que lo haré ya que esta es una experiencia que es necesario repetir. Ideal es visitar este lugar con calma 3 a 4 días para poder navegar hacia otros glaciares más alejados y que también forman parte del Parque y probar la rica gastronomía que ofrecen los restauranes del Calafate.

Llegamos a la frontera a tiempo para cruzar, y el control, como siempre es más rigurosa para entrar a Chile, así es que todo el mundo que trae fruta debe comérsela o de lo contrario dejarla en el lado argentino.

buvar