Neuquén

Descubriendo Junín de los Andes

destacadajunindelosandes

Neuquén: Encantador Junín de los Andes

Salimos con mi compañero de viaje, mi papá, en vuelo de LAN a Bariloche una mañana en los primeros días de marzo, el vuelo fue muy tranquilo y con un servicio muy bueno de la aerolínea, para lo cual pude observar el abismo de distancia con Aerolíneas Argentinas en calidad y atención.

Al llegar al Aeropuerto de Bariloche, nos esperaba el auto reservado para realizar este viaje q comenzaría en Junín de los Andes para continuar en Villa Traful y Villa La Angostura, estos dos últimos destinos ya los conocíamos. El camino elegido fue la ruta 40, la cual se encuentra en muy buen estado, pero con poca señalización. En una gran parte del trayecto fuimos acompañados x el Rio Limay, hermoso rio de color celeste cielo y costas preciosas en las cuales cada tanto se podían divisar casas, playitas y lanchitas amarradas. Luego de cruzar el Rio Cullon Cura, cambiamos la compañía del Limay x un hermoso nubarrón q nos acompaño x pocos km. Bueno, luego de este lindo trayecto llegamos a Junín de los Andes, pueblo de 15000 habitantes, gran parte de los cuales son mapuches, descendientes de ellos mezclados con “blancos” como ellos nos llaman, ya que quedan pocos mapuches “originales”, todo esto contado x María, encantadora y habladora señora mapuche q atiende la confitería del Vía Cristi.

Mención aparte para el Vía Cristi, es maravilloso, imperdible. Obras q mezclan la cultura mapuche con la religiosa, en distintos pasajes de la vida de Jesús. También es muy bonita la Iglesia, cuyo altar esta realizado sobre piedra y posee una reliquia de la Beata Laurita Vicuña.

Aquí nos hospedamos en la Hostería Chimehuin, un lugar encantador sobre un brazo del rio homónimo, con la calidez de la atención su propietaria Mirta (descendiente de uno de los pioneros del lugar) y de Carlos. Mmmmmmmmmm recuerdo la hostería y me parece oler el café con leche del desayuno y las delicias q lo acompañaban, tortitas varias, bollitos y bizcochitos calentitos, medialunas mmmmmmmmmmmm q rico!!!! Ni que hablar de los atardeceres en la hosteria, en reposeras a orillas del rio, con el único murmullo del agua entre las piedras y cada tanto alguna q otra bandurria y tomando una fresquita cervecita, inolvidable!!!!

Otro lugar también q no se puede dejar de pasar, es el restaurante Ruca Huaney, y disfrutar de unos exquisitos platillos (truchas : imperdibles, también el jamón de ciervo), y de la excelente atención de Lalo.

Fuera de lo gastronómico, una hermosa mañana visitamos el lago Huechulafquen. El camino para llegar es muy lindo, los primeros km se hacen bordeando al rio Chimehuin, luego ingresamos al Parque Nacional Lanin, y de allí se bordea todo el lago x un camino q posee trayectos de precipicio y cada tanto el volcán Lanin acompaña el viaje.

No se puede dejar de realizar el paseo en el catamarán q sale del puerto Canoa y recorre el lago Huechulafquen y Epulafquen, pasando x el islote de los Chivos (llamado así x un antiguo método de anticoncepción) y siempre vigilados x el volcán Lanin. Luego llegamos hasta la Capilla Nstra Sra del Paimun y pegamos la vueltita. Junín de los Andes es un lugar al que volveríamos, no solo x sus paisajes, sino también por la calidez de toda su gente.

meripink