Cuba

Capítulo 9

habana_vieja_la_habana_cuba_7281_1200x800

Cuba: Capítulo 9

Esta es la ciudad donde el Che logra descarrilar a un tren con 400 soldados, una locomotora y todos sus vagones blindados. Solo 18 revolucionarios junto a él, logran esta odisea, les lanzaban un cocktel molotov para que el calor los obligara a rendirse ya que al ser blindado ellos no podían salir de allí. El 29 de diciembre lo descarrilan, el 30 se produce la batalla más importante en Santa Clara y el 31, Batista escapa a Santo Domingo donde lo asila Trujillo quien luego, para permitirle salir hacia EEUU, le cobra. De EEUU se va a la Isla Madeiros, donde permanece hasta morir en 1972.

El 1ero. De enero de 1953, el Che y Camilo avanzan hacia La Habana y Fidel le ordena tomar las fortalezas y no permitir otra cosa.

Ernesto “Che” Guevara, nace el 14 de junio de 1928 y se incorpora a las filas de Fidel luego del asalto a la Moncada. El Che va a México a conocer a Fidel y lo hace en la casa de Mariantonia. Mantienen una conversación privada y Fidel le da la posibilidad de sumarse al equipo. El 25 de enero de 1956, parte desde México como médico en la expedición. Luego deja de ser médico para ocupar el rol de Comandante de un pelotón revolucionario que significaba el grado militar más alto. En 1959 fue Presidente de la Banca Nacional de Cuba, en 1961 fue Ministro de Economía, en 1965 se va al Congo de donde regresa por cuestiones objetivas que no permitían que pudiera triunfar allí. En el mismo año, 1965, Fidel da a conocer la carta que le escribiera el Che como despedida de Cuba. También durante este año, regresa a Cuba pero de modo secreto ya que era conocido en el mundo. Sale de Cuba con un pasaporte falso y le cambiaron la imagen. Sale como un hombre de negocios rumbo al Congo y no va como jefe del grupo.

Cuando regresa a Cuba, visita a sus hijos pero simulando ser un amigo del padre de ellos. En Pinar del Río, hace sus preparativos hacia Bolivia donde llega como un representante de la OEA. Comienza así, el desarrollo de la guerrilla Boliviana con 42 hombres pero hay quienes traicionan al movimiento y los comienzan a buscar. No recibe ayuda ni de Argentina, ni de Bolivia ni de Cuba. Comienzan a entrar en diferentes combates y el 7 de octubre, se enfrentan con la milicia boliviana. Un disparo le inutiliza su fusil y lo capturan. En la mitad de la noche entre el día 8 y el día 9, lo asesinan. Se sabe que él dijo: “Dispara, aquí hay un hombre”. A través de una foto, lo comunican al mundo.

En 1977 encontraron sus restos en la antigua autopista del aeropuerto de Bolivia. Encontraron 5 cadáveres y otro más que se confirmó por ADN que era el Che. Por orden de Fidel, fueron traídos a la Plaza de la Revolución de La Habana y, desde allí, por la ruta nacional hasta Santa Clara acompañado con todos los honores. En 1988, aquí en Santa Clara se construye esta Plaza de la Revolución, donde se deja su cuerpo y se hace toda una edificación que es muy significativa desde el punto de vista de rendirle homenaje todo el tiempo. Se inaugura el día que él hubiera cumplido 60 años. Acá está su mausoleo. No se puede ingresar con nada de nada, ni cámaras, ni mochilas, ni carteras, nada. El sitio es imponente y donde está su cuerpo es un lugar casi perfecto sino fuera porque está también allí la muerte.

Acabamos de salir de este lugar, es una sensación extraña. No sabemos si ponernos a llorar o admirar entrañablemente que alguien de tu país, esté enterrado aquí. Pero bueno, hay que saber de él para comprender este final. El Che es hijo del mundo no de Argentina.

El Che, tuvo un primer matrimonio con una peruana con quien tuvo una hija, Hilda, que falleció en el 1995. Luego se casa por segunda vez, el 2 de junio de 1959 con una cubana con quien tuvo 3 hijos quienes hasta la actualidad, viven en Cuba, son todos profesionales y uno sólo de ellos trabaja para el estado. Sus nombres son Aleida, Camilo, Celia y Ernesto.

Hay un sitio en Santa Clara, donde se muestran los vagones originales y están puestos como descarrilados. Hay en ellos pinturas de la artista Alejandra Famá. (no estoy segura del apellido de esta artista).

A fines del 1800, Marta Abreu, esposa del primer vicepresidente de Cuba, puso mucho dinero para el desarrollo de la localidad de Santa Clara. Tiene aproximadamente 250.000 habitantes. Vamos al parque donde fueron librados los últimos combates.  Todavía pueden observarse los impactos de los proyectiles.

Almorzamos en un lugar que lleva el mismo nombre que el lugar donde dormimos anoche, son sitios iguales pero ubicados en diferentes puntos geográficos. Uno era Gran Hotel de Santa Clara, el otro Hotel Santa Clara Libre. Un buffet genial y comimos de diez!!!

Partimos rumbo a La Habana. En aproximadamente tres horas llegaremos. Vamos viajando, ya re cansados de tanto andar, recorrer, conocer, emocionarnos, saber….y cuantas palabras más podríamos poner en este momento. Dejamos volar la mente, dejamos volar la vista y nos surge la necesidad de escribirle algo a Juan, a través de su conocimiento podemos ahora saber algo de esta maravillosa y compleja tierra. Escribimos lo que deseamos entregarle al llegar al hotel en La Habana, donde nos separaremos:

Cuba, eres como tu mojito, tan fresca que endulzas y embriagas a la vez. Eres atrevida, insolente, humilde y amorosa. A cada momento hay mezcla de grito y silencio. Gritas para abrirte al mundo pero, silencias tu voz para atender y servir todo el tiempo a los que venimos de otros mundos! Qué bueno haberte conocido, no por otros sino por nosotros mismos. Te caminamos, te recorrimos, te sentimos, tanto como hemos podido. Ten por seguro que seremos muy cuidadosos al opinar sobre ti porque venimos de una tierra castigada que sabe al igual que tú de algunas cosas. Gracias a tu hijo Juan, ya que podemos reflexionar así por el amor que él te tiene y que nos transmitió!

El viaje con Juan lo concluimos en el Hotel Comodoro. Es la segunda vez que arribamos a La Habana y también la segunda vez que llegamos a este hotel. Actualmente pertenece a Cubanacan que es del estado y todo funciona como se puede. Despedimos a Juan con la nota y además, le dejamos nuestros datos personales por si algún día quiere venir a nuestra casa y visitar Argentina. Difícil, no imposible.

Habíamos escuchado que la reserva no estaba hecha y él se ocupó de que nos alojaran igual y que nos dieran una habitación en el 3er. Piso que es mejor que el 4to. Este último estaba en restauración y no tenía los teléfonos conectados, había insectos…en fin, a medias…. Dejamos a Juan y fuimos hacia la habitación. Con Gabi volamos por una hora a la pileta y luego, todos nos cambiamos para esperar la hora de la cena.

Funcionaba internet entonces me conecto y veo que días atrás, Laura (empleada de la agencia en Rosario), nos dejó un mensaje donde señalaba el cambio de hotel al llegar a La Habana, correspondía que nos alojaran en el Mercure Sevilla que está situado en La Habana Vieja. Llamamos a Enrique de Free Way quien dice desconocer este cambio, que averiguaría. Luego nos comunica que era un dato falso, que no había ninguna reserva y que en ese hotel ni siquiera había disponibilidad así que imposible.

Buscamos el TE de ese hotel y llamamos. Las reservas estaban y nos esperaban. Volvemos a llamar a Enrique y luego de un cruce de palabras, nos fuimos en un taxi a ese hotel donde finalmente nos hospedamos.

Pasar de la zona de Miramar a la de La Habana Vieja es un cambio radical. Salimos de la nada al todo así que, tiramos las valijas y salimos a caminar por la Av. Paseo del Prado pasando por el Teatro Nacional de Ballet de Cuba, el Capitolio, el Parque Central y ya tarde, regresamos al hotel. Nos sentamos en el bar del lobby por un mojito más de tantos. Quedamos anonadados y sorprendidos cuando vemos también en este bar a Joan, el catalán!! Nos abrazamos y celebramos este encuentro y, hasta el sábado a las 17 hs., momento en que él partiría a Madrid, anduvimos juntos.

Alba