Cuba

Capítulo 4

cuba-plaza-san-juan-de-dios-camaguey-1024x768

Cuba: Capítulo 4

Ya es viernes y estamos partiendo hacia Ciego de Avila, provincia de producción de frutales, mucha producción de ananá que se exporta a Europa. Su nombre, Ciego, es por lo difícil de la zona, es una llanura entre bosques y Avila, por su fundador. Es la ciudad de los portales. Al norte están los grandes cayos, Coco, María y Guillermo. El cayo María está unido por 47 Km de ruta con la isla. Primero se hizo la unión terrestre con Cayo Coco de 37 Km y luego con el Cayo María, todos  construídos en los años 90. La unión con el Cayo María recibió un premio internacional por su ingeniería. Todo esto ha sido posible por la intervención de las cadenas hoteleras europeas y el turismo es la primera industria en Cuba. Las cadenas son Meliá, Iberoestar y Riú. En esta zona hay mucho Níquel.

Cuando Bill Clinton estaba como presidente de EEUU, se aprobó lo que se llamó la Ley Torricelli también conocida como Ley de la Democracia Cubana y que es la que tiene como objetivo fundamental aislar totalmente a Cuba del entorno económico internacional y hacer colapsar su economía. Las disposiciones contenidas en esa legislación son de carácter profundamente extraterritorial. El derecho internacional es, por su propia naturaleza, un derecho de coordinación y no de subordinación. Contaba con la enmienda Mack, que establecía concretamente la prohibición total a las compañías de terceros países, subsidiarias de casas matrices norteamericanas, de establecer algún tipo de operación económico-comercial con Cuba.

Fue introducida por primera vez en 1989, no llegó a convertirse en ley; posteriormente fue introducida, en 1990 en dos proyectos diferentes, con el propósito de garantizar que de cualquier forma llegara a convertirse en ley, y posteriormente en 1991. Definía multas para aquellos países que decidieran comercializar con Cuba. Luego con los gobiernos de Carter y de Reagan esto continuó. En el año 1994, los problemas con los balseros se profundizaban hasta que, EEUU decide enviarlos todos a Guantánamo, en la cárcel. Esto se transformó en un tema que ambos países decidieron tratar y acordaron volver a cerrar las fronteras y dar 20.000 visas al año a través de la Oficina de Intereses que es como si fuera una especie de embajada en La Habana, está frente al malecón y al lado de la estatua de José Martí. Ahora hace 5 años, desde 2010, que los cubanos tienen libertad para salir de su país. En general lo que manifiestan en la calle es que, pueden salir pero no ganan lo suficiente como para hacerlo. Bueno, conocer la verdad es casi imposible si no se es ciudadano cubano, no??

Hay una enmienda posterior a Guantánamo que impide que se abran otras bases pero hasta hoy se lucha en la ONU para que saquen la que está y devuelvan el territorio. Las personas que están actualmente en Guantánamo, no pueden pisar el territorio cubano.

En 1997, se declara día festivo la Navidad en Cuba y se celebró por primera vez desde la Revolución. En esta fiesta, la comida típica es cerdo asado con ensalada, mayormente tomate y lechuga, puede ser también algo de mandioca, arroz con porotos negros y frutos. Nos comenta Juan que el 75% del suelo del país es fértil.

Ya llegamos a Ciego de Ávila. Bajamos a recorrer el centro de la capital de la piña colada. Es más ciudad y a diferencia de todo el resto, está sucia. Mucho olor a orín. No nos agradó. Lo mejor es que en una librería compramos un libro de José Martí, “El indio de nuestra América”. Casi fallecemos cuando la empleada nos dice que vale $20 moneda nacional, es menos que 1 CUC o sea menos que 1 dólar. Pareciera que el conocimiento está al alcance de todos por el valor de los libros. Había otros a $5 moneda nacional. De todos modos, en estas librerías no hay una computadora, no dan idea de contar con un inventario, las empleadas no saben responderte lo que les preguntas, es un poco extraña la situación. Tratando de ser respetuosos con nuestra opinión, pareciera que los libros son de fácil acceso pero que no son demasiados lectores, difícil saberlo….

Finalizado este recorrido, salimos hacia Camaguey, el calor es insoportable. Es primavera y nos dicen que faltan varios grados para lo que viven en el verano, que por ahora aún está lindo. Vemos un puesto que vende plátanos verdes! Nos explican que es una especie de banana que se usa para fritar y comer como chips, le dicen plátano vianda, son muy grandes.

En general en el país, hay mucha banana, maíz, cacao, café, cocos, mango, papaya, piña, tabaco. También exportan medicamentos y vacunas.

A Camaguey le dicen ciudad laberinto por sus calles irregulares, es difícil orientarse y muy fácil perderse. Fundada en 1522, en sus inicios era una reserva de agua de lluvia. También se la conoce como la ciudad de las iglesias porque hay más de 20. Fue seleccionada en 1928 por Juan Pablo II para su visita a Cuba. Aquí dio la primera misa, la segunda la dio en Santa Clara, la tercera en Santiago de Cuba y la cuarta misa, la celebró en La Habana en la Plaza de la Revolución. En 2012, el Papa Benedicto decide visitar Cuba para celebrar los 200 años de la Patrona de Cuba que es la Virgen de la Caridad del Cobre. Para septiembre de este 2015, se espera la visita del Papa Francisco quien influyó mucho en el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y EEUU y también en que liberaran a los 5 cubanos a fines del 2014. Ellos son considerados héroes nacionales y por todos lados está la foto con sus rostros y la leyenda de héroes de la patria.

Ya arribamos a Camaguey, hermosa ciudad típica del interior del país, con sus callecitas angostas, super angostas que casi ni entra el colectivo. Bien anticipó el guía que le dicen la ciudad laberinto!! Salir sin él sería imposible!! Es muy compleja la circulación del bus.

Fuimos a almorzar a una casa de familia que ahora es comedor y que se llaman paladares. Son privados y pareciera que compiten con el servicio que brinda el estado así que se lucen con la ambientación, el servicio, las camareras, todo. De este lugar es precioso lo que han puesto en las estanterías, parece porcelana española y super antigua, esos platos que parecieran de la abuela. Hay también un estante con cosas que utilizarían los vaqueros pero bueno, todo parece antiguo y el momento fue precioso. Comimos exquisito, todo de 10!

Pero resulta que se largó a llover bien fuerte. Anoche también llovió muy fuerte, bien tropical. Vemos como los artesanos levantan sus cosas y nos explican que en la calle donde se instalan todos los días, cuando hay viento y lluvia, hace como un corredor que el viento les levanta los puestos así que, cuando el tiempo está como hoy, se van antes de que sea peor. Aquí compramos el colgante para Valeria.

La lluvia continúa y en este momento estamos atascados por un colectivo que no logra salir de su posición. Se trabó por lo angosto de la calle, estamos jodidos…jajaja..  seguimos varados por largo rato. Deberemos esperar para poder avanzar y llegar al hotel que se llama Colón.

A esta altura del viaje, aprendimos que cuando se contrata esto, hay que requerir y mirar muy bien la hotelería que contempla el paquete. Por un lado todo es perfecto y precioso, viaje, paisajes, guía, organización de los tiempos, lugares de almuerzos pero la hotelería es mala, no al punto de ser algo insostenible pero sí carente de todo, a la mínima expresión posible. Olvidarse de secador de pelo, de habitaciones espaciosas, mucho menos nuevas, WiFi, poder hablar por teléfono desde el hotel, en general, la hotelería si no es de 4 o 5 estrellas, no contiene nada y al final es como que te cansas de no estar cómodo. El hotel de La Habana, es en un barrio super alejado de todo, tanto del centro nuevo como de lo que se llama Habana Vieja que es donde todo acontece para el turismo. Hay que considerar los gastos extras por transporte para llegar a las zonas centrales y recién allí considerar el total a pagar por alojamiento.

No hay transporte público posible salvo el taxi que hasta por una distancia pequeña te cobra 10 CUC, jamás un precio de 8 o 9 no, es de 10 para arriba. En este punto, se abusan mucho, todo es propina.

Lograr transmitir la odisea por un poco de comunicación con el mundo, es casi una utopía. Hasta es altamente probable de que no crean que es tan así:

En el hotel, quisimos hacer una llamada internacional. Nos responden que allí no se puede. Debemos ir hasta un punto de venta de tarjetas telefónicas y, hablar allí o venir con ella a hablar desde el hotel. WiFi no tienen ni con la tarjeta, pero sí hablar por teléfono. Además, debemos apurarnos porque cierra a las 19 Hs. y ya es casi la hora.

Llegamos al punto de venta: Hay una cola incomprensible ya que no es una cola sino un amontonamiento de gente y vienen para hacer muchos trámites diversos, pagar servicios, comprar tarjetas para el auto???, comprar tarjetas para recargar el teléfono, etc.  Preguntamos cuál es la fila y nos responden:  “es muy difícil hacer cola, pregunten cuál es el último y después será su turno”. Esperamos mucho pero no avanzaba para nada así que nos fuimos al único hotel de la ciudad que ofrece como gran atracción, tener WiFi. Por fin allí con una tarjeta de 10 CUC, pudimos llamar a la agencia de viajes en Rosario, Argentina y explicar lo que nos viene sucediendo con el tema de los hoteles, como estos 10CUC sólo alcanzan para 3 minutos!!!! De la agencia nos piden el TE del hotel Colón y nos dicen que regrese al hotel que ellos nos llamaran.  Al llegar al hotel, informamos a la recepcionista que esperamos ese llamado y nos responde….ahhhh, ese número de teléfono hace rato que no funciona, tenemos por un tiempo otro número…!!!!! NOOOOOOOOOO!!!!

Mientras dos de nosotros salimos nuevamente a buscar otra tarjeta y hacer el mismo y dificultoso camino hasta regresar con una tarjeta con la que llamamos nuevamente a Argentina, el otro se queda aguardando el llamado.

Nos informan desde la agencia que Free Way realizará un up grade para que nos den en los mismos hoteles,  habitaciones superiores no standard. El tal Enrique de Free Way hablaría con Cubanacan para hacer los cambios.

Cenamos los tres solos y luego nos fuimos al hotel donde estaba el resto del contingente a escuchar una orquesta de jazz. La pasamos muy lindo, agradable. Es la primera vez que escuchamos en vivo este tipo de música.

Alba