Cuba

Capítulo 11

1024_1314037820_playa-sirena-cayo-largo-cuba-t

Cuba: Capítulo 11

Nos llevan al aeropuerto donde viajamos en un pequeño avión militar hacia el Cayo donde estaremos hasta el 5 de junio. Llegamos a un precioso all inclusive en una islita paradisíaca. Al llegar a su playa, los ojos se nos cerraban de tanta claridad, el color de la arena es muy especial más blanco que amarillo y parece talco. Un mar tan transparente que no se parece a ninguno de los que tuve la suerte de conocer, color verde esmeralda, playas de películas, de fotos de promociones de empresas de turismo, no es posible describirlo, hay que vivirlo!!!!

Felices, con la boca abierta del asombro y cual lagartos, nos tiramos en reposeras a broncearnos! Bito iba pasando su primera tarde en el cayo entre baños en el mar y descanso en una reposera bajo una sombrilla de paja!! Caminamos por la playa, disfrutamos y luego a bañarnos y a cenar.

En toda nuestra estadía en todo el país, comimos mucho, rico y a cada rato. Encima ahora en este all inclusive….imaginen….cuán lejos a quedado Tamara la nutricionista de Bito y la balanza de nosotras dos…jajajajaj!!!

El lunes fuimos en un trencito hasta una playa llamada Paraíso donde también se puede hacer nudismo. Si la playa del hotel es hermosa, esta es el mismísimo paraíso. Tal como puede observarse una foto de una empresa de turismo es esta playa!!

Pasado el mediodía, decidimos ir caminando por la orilla hasta otra playa que se llama Sirena. Más hermosa aún que la anterior…En ambas disfrutamos a full. En esta pretendimos comer algo, pedimos pensando en algo tipo snack y nos traen dos platos con pollo y papas fritas como para quedar cenados los tres!!

A las 17 Hs. es el último tren de regreso al hotel. Luego de bañarnos y cenar, disfrutamos del show que se hacía cada noche a las 22 hs. Cada noche una presentación de diferentes danzas, muy buen nivel y además contaban con un grupo de animadores excelentes entre los que se encontraba Moreno, un flaco hermoso que incansablemente procuraba que todos los huéspedes disfrutáramos.

El martes, de manera sorpresiva, comenzó un temporal de viento y lluvia que hasta hoy viernes perdura. Lamentablemente muy feo, estar en pleno caribe, viajar 15 días con sol y temperaturas de 40°, recorriendo el país y cuando llega el tiempo de la playa, este temporal!!!…..

Llovía torrencialmente, por momentos paraba y comenzaba en forma de lloviznas hasta que, nuevamente agua torrencial…

Ese martes, Moreno propone a todos los turistas, un viaje en colectivo por la isla. Duraba tres horas, al menos haríamos algo. Comenzamos por un lugar donde se intenta preservar la especie de las tortugas. Lo que escuchamos, acaparaba nuestro interés ya que, ellas ponen sus huevos en la arena pero, con toda la construcción hotelera, lo hacen muy cerca del agua y la marea se lleva esos huevos que se destruyen. Esta gente, rastrea las costas hasta encontrar los huevos que son similares a los huevos de gallina. Los sacan uno a uno, con cuidado, sin moverlos respecto de la orientación de cómo están enterrados ya que, con solo girarlos pocos grados, se muere el embrión. Por tal razón, ponen arena en un balde y tal como lo sacan, lo introducen en el balde, los llevan hasta el invernadero donde repiten el proceso pero poniéndolos en piletones de arena que clasifican y tapan hasta que nacen. Es importante la cantidad que logran salvar. Al año y cuatro meses de nacer, los devuelven al mar.

Por la noche, como siempre, fuimos al show del hotel.

Amanece y es miércoles, llueve de un modo que parece increíble. No sabemos que hacer porque en este Cayo no hay nada más que playa, divinas y maravillosas pero, solo playas. En el hall tratamos de tomar mate, de hacer algo sólo para pasar el tiempo. Tipo 14 hs. debía salir una excursión en barco, pasaríamos la tarde y cenaríamos en el barco. Tipo 21 hs. regresaríamos al hotel. No salió por la gran lluvia.

Cuando pasaron las 14 Hs., para de llover y nos vamos en un taxi hasta la playa Sirena. La idea era al menos caminar. Al bajar del taxi vuelve a lloviznar pero igual decidimos quedarnos y le decimos al taxi que venga a buscarnos a las 18 hs.

Comenzamos a caminar hacia un lugar que estaba alejado y más delante de esta playa donde decían que habían caracoles y estrellas de mar grandes…estábamos en esta playa cuando se acerca un chico muy flaquito y con unos increíbles ojos verdes. Se ofrece acompañarnos hasta ese lugar, fuimos charlando y nos sacó fotos, su nombre es Raúl y es el instructor de los delfines que estaban en un estanque. Charlamos hasta casi las 17 hs. que él se va porque era la hora de darle de comer a los delfines.

Durante este rato, compartimos nuestro mate con seis argentinos que venían navegando desde Cienfuegos y estaba su barquito detenido allí.

Emprendimos el regreso a Playa Sirena y fuimos a vivir el espectáculo de los delfines.  Rubén y yo logramos estar en el agua, abrazarlos, besarlos y Raúl nos sacó fotos. Lo de Gabi fue increíble. Ella se animó a todo, se acostó derecha en el agua, Raúl le da una orden a los delfines y estos en un segundo, se colocan detrás de Gabi y cada uno de ellos pone su trompita en cada pie de Gabi y la levantan por el aire!!!! Ella queda en el aire sobre esas narices, muy alto!!! También corrieron paralelos y la llevaban a ella a pasear agarrada de sus aletas!! Maravilloso!!!!!!!!!…bueno un día de miércoles premiado y cambiado por esta experiencia!!!.

Por la noche, nuevamente al show del hotel y luego fuimos con los animadores a bailar a un boliche de la zona.

Jueves, calcado al martes y al miércoles. El día fue muy malo. Tipo 17 hs. paró de llover, salió una resolana y allá fuimos todos los turistas, corriendo a la playa. En fin, nada, día perdido. Por la noche asistimos al show que fue increíble! Un espectáculo divino!

Alba