Cuba

Capítulo 1

shutterstock_143563039

Cuba: Capítulo 1

Con todo nuestro amor, pretendemos llevarte en un viaje imaginario, pretendemos viajar juntos a través del recuerdo de un paseo y aprendizaje que, afortunadamente pudimos hacer. Venis?

Hoy es 16 de mayo de 2015, estamos camino a la casa de Gabi  a buscarla para ir rumbo al aeropuerto de Fisherton e iniciar nuestro viaje a Cuba. Al subir al auto, nos regala un cuaderno y una graciosa birome para que, si lo deseamos, escribamos lo que nos pareciera. Durante todo el viaje este cuaderno fue la cuarta compañía y grabamos en él, pensamientos que luego serían fundamentales para poder hacer esto y transformarse en preciosos recuerdos de un viaje elegido con un propósito, aprender…curiosidad…rumores….misterio….y ahora allá vamos, a ver con nuestros ojos de qué se trata!!

Entre Rosario y Ezeiza, muy buen avión y tan sólo 30 minutos! Preciosa sala de embarque esta nueva terminal C, como las de EEUU o Europa. El tiempo de espera es el suficiente como para visitar restaurantes, sitios de perfumes importados y anteojos para Bito!  Y eso que no avanzamos más porque sobran las tentaciones!!!

Al subir al avión que haría Ezeiza-La Habana, me acuerdo de Mariano y mi cabeza le escribe una carta para comprender todo lo contradictorio, semejante manga para ingresar no a un avión sino a un colectivo que nos llevó al avión. El viaje entre Rosario y Buenos Aires, tenía TV Pública, Paka Paka, Encuentro y mucho más y este viaje de once horas, sin nada. Qué pasó?? Obvio que al llegar le escribiré (lo hice y me respondieron que agradecen y tomarán la sugerencia). Vacaciones al fin.. nos preparamos para que cada día nos deslumbre y nos regale lo que sea!!!!

Hoy ya es 20 de mayo, vuelan los días! A cada momento hay una sorpresa porque se trata de un tema cultural o mejor dicho de una cultura que no es la nuestra y seguramente aprenderemos mucho de ella.

Al llegar, en el aeropuerto, conviene cambiar dinero ya que, los dólares o euros, no se utilizan para nada dentro del país, debe utilizarse el CUC y hay sitios de cambio por todos lados pero el mejor precio, son los lugares oficiales. En los hoteles el cambio es menos beneficioso. Con un dólar se compran 0,86 CUC pero con un euro se compra un CUC.

Luego de cambiar el dinero y ya sentir un calor insoportable, el transfer contratado nos lleva a nuestro hotel. Nos hospedamos en uno viejo pero hermoso, el Tryp Habana Libre, Piso 17, hermosa vista de La Habana!

Sacadas estas fotos desde la habitación, dejamos las valijas ese domingo 17 y partimos hacia El Callejón de Hamel ….rarísimo!! Allí dimos con Michel que al toque logra que entremos a lo que dijo era su bar, tomamos una bebida que ellos preparan con miel y Gabi se pone a bailar salsa con él… algo de lo que ella vino a buscar…bailar…bailar!!!

Luego paseamos por el malecón, con toda la gente del lugar disfrutando del aire libre. Un sitio muy típico con sus 7 km de largo. Caminamos hasta llegar a la estatua de José Marti (1853/1895), un político republicano, democrático, escritor, periodista, filósofo y poeta cubano. Creador del Partido Revolucionario Cubano. Lo veneran, todo lleva su nombre, plazas, escuelas, universidades, calles, etc…… El perdura en ese pueblo como el padre de los próceres, lo aman.

Después, a las corridas, logramos llegar a tiempo para asistir a la cena y la función en el teatro Parisien, en el Hotel Nacional. Un espectáculo de lujo, bailarines maravillosos que merecen más, estar en un lugar donde el mundo los vea, son buenísimos! Vale la pena asistir. Puede también comprarse la entrada con servicio de cena. Todo muy bueno.

Felices por haber podido hacer todo esto en nuestra primera tarde en La Habana, nos fuimos a dormir. No dábamos más!.

Lunes 18. Resultó algo complicado ir de un hotel a otro. El hotel Comodoro, queda en un barrio de La Habana que se llama Miramar y es muy alejado del centro, todo está lejos, hay que moverse en taxi y son muy caros. No cuentan con reloj para marcar las fichas que se deben pagar, todo viaje vale 5, 10 o 15 CUC. Por mínima que sea la distancia quieren 10 o sea que primero hay que acordar el precio.

De todos modos, caminamos, conocimos en el trayecto que hicimos, la segunda iglesia, por su tamaño,  de todo el país. La construyeron “los ricos” antes de la Revolución. Caminamos por la 5ta. Avenida, fuimos a un “supermercado” por agua y llegamos hasta el acuario que estaba cerrado. Todo cierra tipo 17 o 18 Hs., excepto la diversión y la recreación.

Cenamos a las 19 Hs. para poder llegar a tiempo al “cañonazo”. Permiten la entrada hasta las 20,30 Hs. ya que a las 21 Hs. comienza la ceremonia. Tomamos un taxi que nos llevó y nos trajo luego hasta un boliche a escuchar música. El sitio es divino, se llama Fortaleza de San Carlos de la Cabaña. Es una fortaleza española que se construyó entre 1761 y 1771. Todos los días a las 21 Hs., un cañonazo anunciaba que nadie podría entrar o salir de la isla. Actualmente es Patrimonio de la Humanidad. Se continúa con la ceremonia todos los días….por qué???  Me responden “tradición”. Pienso que entre otras cosas, ese espectáculo genera dinero, seguramente más adelante, en el viaje, encontraré otras respuestas.

En esta fortaleza, Gabi se compró preciosos instrumentos de música. Terminamos la noche en “La Casa de la Música”. Hay dos en La Habana, una en Miramar y la otra en el centro de La Habana. A este lugar regresamos el miércoles por la noche a escuchar y ver actuar a la banda de salsa predilecta de Gabi, “Habana de Primera” con Alex Abreu. Al salir, cenamos en un restaurant muy de ellos, re lindo y por pocos pesos.

Antes de ésto, pasamos nuestro primer día con el turismo contratado. Iniciamos con contratiempos para que nos recojan. Todo fuera de control respecto de la organización pero al fin llegó Juan Alfonzo más el colectivo y su chofer y arrancamos!!! Fuimos a La Habana Vieja!!!! Guauuuu!!! Qué maravilla! Ahora sí estamos viendo algo de lo que nuestro imaginario vino a buscar!! Esto es estar en La Habana!!! Y alcanzamos mayor felicidad cuando vimos que los últimos días estaríamos hospedadas en un hotel de esta zona!

Caminamos y conocimos sus plazas, sus calles, su historia, con las explicaciones de Juan que parece tenerla clara y explica muy bien. También tomamos nuestros mates en la Plaza de Armas….jajaja….

Colón llega en 1492, había 100.000 aborígenes. Para el 1515, quedaban tan sólo 5.000! los fueron esclavizando y matando. Durante el 1500, fueron fundadas las ciudades principales. Primero Santiago de Cuba fue su capital y luego cambiaron por La Habana por estar mejor ubicada fundamentalmente para el comercio por la posibilidad de un mejor puerto.  Los aborígenes llamaban Cuba a la isla pero sus conquistadores la denominaron Cubana. Con su independencia, recuperaron su nombre.

Dentro de La Habana nueva, sus calles están numeradas, todas pares en una orientación, todas impares en la otra. En La Habana Vieja, las calles tienen nombres que representan situaciones de la época. Amargura por el Vía Crucis, Obispo porque en ella vivía el Obispo de la ciudad, De Los Mercaderes porque allí se comercializaba, Línea porque allí pusieron las primeras vías, etc.

Qué rica información para conocerlos! Hay tanto color y tanta música! Mujeres por las calles para sacarse fotos con el turismo, están habilitadas por el gobierno y deben pagar un impuesto por ello.

Almorzamos en “La Finca” un divino restaurant en un bosquecito. Tres chicos nos cantaron durante todo el almuerzo! Esto fue entre las 14,30 y las 16 Hs., todo este momento sólo para nosotros! Estábamos los tres más una mujer de Portugal con su hija, Matilde y Alexandra respectivamente más un  Español de la zona de Cataluña, luego supimos su nombre, Joan. Mañana se incorporarán otras tres personas. Tan sólo 9 seremos quienes recorreremos Cuba junto al guía y el chofer. Qué privilegio andar con alguien dispuesto a enseñarte todo el tiempo!

Precioso almuerzo, regresamos al hotel. Tanto el lunes como el martes, ante dos minutos de sol y tiempo libre, Gabi y yo, volábamos a la pileta del hotel Comodoro,  vieja pero seguramente en su tiempo, debió ser un paraíso tanto toda el área de la pileta como el hotel en su conjunto.

Alba