Costa Rica

Parque Nacional Cahuita, Centro de Rescate Jaguar y Puerto Viejo

acquisito-2004-8-29-00077

Costa Rica: Parque Nacional Cahuita, Centro de Rescate Jaguar y Puerto Viejo

Hoy nos levantamos tempranito, a las 6 ya estábamos tomando un opíparo desayuno, partimos con muchas ansias a recorrer el Caribe Costarricense, Cahuita, Puerto Viejo y Gandoca Manzanillo, acompañados por Yosellyn y William del ICT quienes nos guiaron en esta inmersión al Caribe Sur de Costa Rica.

Saliendo de San José uno se sumerge de inmediato en su exuberante vegetación, bosques, ríos, plantaciones y animales silvestres son una constante compañía!!  Salimos por la carretera Braulio Carrillo que pasa por el Parque Nacional del mismo nombre, un bosque primario, lluvioso y húmedo, donde llueve entre 2.500 y 3.000 mm…al año!!  Pasando un largo túnel que lo atraviesa el clima comienza a cambiar y dar paso al uno más tropical, caluroso y húmedo. Aunque habíamos tomado desayuno en el hotel pasamos a un parador en el camino a para conocer y compartir el Gallo Pinto, el típico desayuno costarricense, que se compone básicamente de arroz, frijoles, huevos frito, tortilla de maíz y natilla, más otros ingredientes al gusto…quien quedó con hambre?!

El camino a Limón, es muy bonito y exuberante, con kilómetros de plantaciones de plátanos, piñas y palmitos y caudalosos ríos donde se puede hacer rafting, en el camino paramos ya que había un perezoso en un árbol haciendo sus gracias, sii, increíble,  aquí el perezoso es muy común, son tiernisimoos!! Atentos en el camino, ya que siempre hay sorpresas como estas!!

La primera parada fue para conocer el Parque Nacional Cahuita, de arenas blancas, un mar de aguas tranquilas y cristalinas, con arrecifes de coral cerca de la orilla y un sendero que avanza entre arboles de coco y otras especies endémicas, a orillas de la playa y en el uno se puede encontrar con una gran variedad de animales terrestres como mapaches, cangrejos, monos, pájaros, ranas, ardillas, culebras  y muchos insectos. El lugar es increíble!! Hay sectores para picnic a orillas de la playa con hermosísimas vistas y  de fondo se escuchan los monos aulladores, grillos y pájaros, un paraíso tropical!!

De ahí nos fuimos al Centro de Rescate Jaguar, cercano a Pto. Viejo, un centro de rescate, rehabilitación y reintroducción de animales silvestres, siendo su mayor objetivo  devolverlos a su hábitat natural, además de  desarrollar un programa de educación ambiental para la comunidad. En un entorno natural, trabajan cuidando y curando especies silvestres que hay sido heridas, cautivas o maltratadas, habían caimanes, lagartos, búhos, perezosos, un oso hormiguero, tucanes, venados, etc. muy interesante la labor que realizan, vienen voluntarios de todo el mundo para trabajar en este centro, la lista para tener un cupo está copada hasta diciembre!!

Cerca de ahí almorzamos en el Restaurante Johanna, en Punta Cocles una típica soda con ricas comidas típicas y mucho pescado, marisco y langosta! Todo muy bien preparado y sabroso!

Luego nos fuimos a a Pto. Viejo un hermoso y pequeño pueblo a orillas del mar, precioso!! Es un pueblo de  ambiente relajado y tranquilo, con clima tropical, arenas blancas y palmeras a la orilla del mar, con  muchos hostales, restaurantes, bares, antiguos almacenes, tablas de surf y botes que hacen del lugar una mezcla única!! Me enamore de eel!! Solo pienso en volver a Puerto Viejoo!! Ja,ja,ja.

En la tarde llegamos a Manzanillo y a nuestro súper alojamiento, increíble lugar!! Almond&Corals, exótico y mágico lugar!! Unas cómodas cabañas sobre altos pilotes, insertas en un bosque a orillas del mar, comunicadas por pasarelas que llegan hasta la playa donde nos esperaban unas confortables hamacas y una inigualable y relajante vista de la Playa de Manzanillo !!

En la noche fuimos a comer a Puerto Viejo, el restaurante quedaba a orillas de la playa, de ambiente relajado como todo en este pueblo, comí un riquísimo ceviche de camarones, siempre acompañado por jugos naturales que son las perdicioon!! El ambiente en la noche es muy entretenido con venta de artesanias y productos típicos, músicos ofreciendo sus canciones todo con el agradable sonido del mar de fondo. De aquí a dormir en nuestras insuperables cabañas acompañada por el sonido de aves, insectos y monos aulladores y con una maravillosa vista panorámica a todos los arboles que nos rodean. Dulces sueñoos!!

Trayenko