Colombia

Aventuras por Santander

san-gil

Colombia: Aventuras en Santander

Iniciamos nuestro viaje en automovil un día sábado 12 de Octubre desde la ciudad de Bogotá hasta San Gil en el Departamento de Santander, son aproximadamente 7 horas de carretera,  llegamos a San Gil aproximadamente a las 3:00 pm, fuimos a comer algo en un café y nos dispusimos a buscar alojamiento, puesto que fue un viaje improvisado y la idea era buscar una zona de camping; después de buscar en internet encontramos el hotel campestre La Cascada, ubicado a 5 minutos en carro desde San gil, este hotel cuenta con una bonita zona de camping, piscinas, canchas, restaurante y cabañas, allí pagamos $12.000 por persona (llevamos nuestra carpa, el precio cambia si alquilan la carpa).  En San Gil pueden encontrar diversas opciones de alojamiento, ya si quieren algo más económico están los hostales y hoteles a buen precio.

Esa misma tarde fuimos a cotizar en varias agencias, nos ofrecieron una cantidad de deportes, elegimos la opción que mas se acomodo a nuestro gusto y bolsillo y decidimos dejar estas actividades para el día lunes 14 de octubre, luego  nos fuimos para el hotel, instalamos nuestro camping, nos bañamos en la piscina y nos dispusimos a dormir.

El domingo decidimos ir a conocer PANACHI (Parque Nacional Chicamocha), queda a 2 horas desde San Gil, la entrada al parque cuesta $15.000 para adultos y $9.000 para niños, nosotros compramos la entrada + el teleférico que tiene un valor de $40.000 para adultos y de $22.000 para niños. El parque es muy bonito, lo mas impresionante es la vista hacia el cañón del chicamocha, el más imponente de Colombia;  el teleférico atraviesa todo el cañón, la vista es espectacular, al otro lado queda la Mesa de los Santos, allá puede comer algo y comprar artesanías y dulces típicos (eso si, es un poco mas caro) dentro del parque  también hay otras atracciones, como canoping (cable vuelo) y el columpio, este ultimo consiste en un Columpio que al soltarlo queda volando sobre el cañón, se siente un vértigo impresionante, la experiencia no es para todos, algunos lloran…..jajajajja, por supuesto que mi novio y yo fuimos muy valientes. En la tarde regresamos a nuestro hotel y pasamos otra noche agradable.

El Lunes nos levantamos temprano y llegamos a la agencia para iniciar con las actividades programadas, nos llevaron en carro hasta un sitio y de allí empezamos a caminar por un sendero entre los árboles, llegamos a otro lugar y allí hicimos el rapell, era mi primera vez asi que tenia un poco de nervios, pero la actividad fue súper chévere, luego hicimos torrentismo, que es como el rapell, pero en una cascada; continuamos caminando por el rio y llegamos a la cueva del Indio, es oscura, pero llevábamos un casco con linterna, en partes tuvimos que agacharnos y el lodo nos daba arriba de las rodillas, el recorrido fue como de media hora y salimos por un caño; la última actividad fue saltar a un pozo, yo soy un poco miedosa con esto, así que omití esta actividad y solo aprecie como mi novio saltaba, así termino nuestro recorrido y regresamos a la agencia sobre el medio día, almorzamos y luego nos dispusimos  a hacer Rafting (canotaje) en el rio Fonce, nos llevaron en carro por carretera rio arriba, llegamos al sitio donde iniciaría el recorrido y allí nos dieron chaleco, casco y las instrucciones, luego nos subimos al bote y empezamos a remar, el rio es de corriente suave, pero tiene varios rápidos que es donde se siente la adrenalina, todo marcho bien, excepto cuando un compañero se cayo al agua y en la maniobra de sacarlo le pego con el remo en la frente a mi novio, asi culmino este dia y en resumen fue excitante.

El martes fuimos temprano a hacer parapente, nos llevaron en carro hasta una montaña donde nos esperaban los instructores de vuelo, nos pusimos el equipo y empezamos a volar, es una sensación maravillosa estar volando y ver el paisaje desde arriba, el instructor me pregunto si quería remolinos y le dije que si, así que empecé a sentir vacio, el vuelo termino después de aproximadamente 20 minutos y ya en tierra me sentí un poco mareada, nos dejaron nuevamente en el pueblo, almorzamos, y marchamos para Barichara, a media hora de San Gil, este ha sido denominado el pueblito más lindo de Colombia y como no si es un pueblito encantado con calles y casas de piedra, una iglesia central con columnas monolíticas, cafés y restaurantes todos coloniales, caminar por allí es reconfortante, hay artesanías y dulces típicos, así que compramos algunos detalles para llevar a Bogotá. Ya en la tarde nos regresamos al Hotel en San Gil, pensamos en viajar de noche a Bogotá, pero estábamos cansados y decidimos quedarnos una noche mas, a las tres de la mañana nos despertamos con mucho frio, estaba lloviendo muy fuerte y el agua se filtraba en la carpa, así que esa noche no fue tan agradable y debido a eso nos regresamos temprano a Bogotá y así culmino nuestra aventura en Santander.

Leidy