Brasil

Soñar con Fernando de Noronha y Olinda

fernando_1

Brasil: Soñar con Fernando de Noronha y Olinda

Llevaba años soñando con destinos de Pernambuco, en el nordeste de Brasil. Fernando de Noronha y Olinda, siempre estuvieron en mis planes, pero terminamos evitándolos  por lo caro que son. Finalmente decidí hacer un esfuerzo de ahorro de  millas con Lan Pass de manera de poder canjear el pasaje Santiago-Recife, unos 900 dólares por persona en la fecha y horarios que queríamos viajar y así solo compraríamos el ticket Antofagasta Santiago, 150 dólares y el boleto Recife Fernando de Noronha que salió 538 dólares por personas.

Resumiendo viajar a Fernando de Noronha desde Antofagasta-Chile, sale 1.588 dólares por persona, es decir, casi tanto como un viaje a Europa.

Pueden haber épocas más baratas, pero nosotros queríamos celebrar mi cumpleaños, por eso debíamos viajar en junio.

El viajero Carlos Arce, me ayudó con información sobre la zona y Alejandro empezó con meses de anticipación a mirar museos y ya tenía varios seleccionados, incluyendo museos religiosos que allí los hay por decenas y los museos privados Oficina Brennand e Instituto Ricardo Brennand, de estos últimos debimos elegir sólo uno y optamos por el Instituto.

Carlos me sugirió tomar el tren do forro, y llegué a tener las reservas, pero al final desistimos. El tren va solo los domingo y ese era el único domingo en que podíamos ir a misa a la Catedral de Olinda, así es que al final entre el forro y la misa, ganó el recuerdo de monseñor Elder Cámara, cuyos restos están enterrados en la Catedral de Olinda y era uno de los motivos que nos llevaron a esa ciudad. El obispo Elder es uno de los padres de la Teología de la Liberación y si en su momento hubiera sido nombrado Papa, otro rumbo tendría la Iglesia Católica en estos momentos.

Así, partimos el viernes 12 de junio a Santiago y al día siguiente madrugamos para estar a las siete de la mañana en el Aeropuerto de Santiago, desde donde partimos a Sao Paulo, una espera de dos horas nos permitió recorrer la parte nueva del Aeropuerto de Guarulhos, y ya como a las 15 horas despegamos con rumbo al norte de Brasil.

Ah, debo decir que fuimos afortunados en la compra de divisas, antes de viajar cambiamos en el Aeropuerto de Pudahuel plata chilena por reales, nos dieron 3,3 reales por el equivalente chileno de un dólar, mientras que el único cambio en dólares que hicimos en Noronha nos dio, 2,9 reales por dólar.

Así el sábado 13 de junio y en plena fiebre de la Copa América, llegamos a Recife con 30 grados de temperatura y unos 99,9 de humedad.

Habíamos reservado por booking, un hotel nuevo en la Playa Boa Viagem, el Nobile Suites Beach Class Convention, 77 dólares diarios la habitación doble. Son dos torres de más de 30 pisos con una vista muy linda a la ciudad y al manglar. La habitación, es un departamento que  incluye una kitchinette y una sala de TV, de manera que si alguien quiere ver un programa y la otra persona otr0,  cuenta con dos televisores, uno en el dormitorio y otro en la sala. Así mientras Alejandro veía sus partidos yo veía mis teleseries. Nos preparamos la cena a nuestra pinta y así ahorramos en comida y tuvimos una alimentación más saludable.

El primer día salimos a recorrer el barrio y descubrimos un supermercado Carrefour muy cerca, además de panaderías y cafetería.

Es decir nuestra visita al nordeste de Brasil no pudo empezar de manera más auspiciosa, un hotel muy cómod un barrio muy lindo, de manera que pensamos que los 30 grados y los 99 de humedad deben ser considerados, apenas un detalle.

Como el viaje había sido largo el cansancio nos ganó y al día siguiente debíamos tratar de llegar a Olinda, según esperábamos, en transporte público.

Maria Eugenia